Minimalistas. Regala Consciencia.

En este vídeo nos hemos centrado en el minimalismo y en la filosofía minimalista, así como en el consumo consciente y consumo responsable, para darte nuestra propia definición de minimalismo y mostrarte cómo ser minimalista a la hora de regalar.

¿Qué es el minimalismo?

Es una forma de vida más simple. Es vivir solo con lo necesario y con lo que aporta valor a tu vida. Es reducir cosas materiales, las distracciones y tareas para aumentar la calidad de vida y tener tiempo para hacer aquello que da sentido a tu vida.

Al simplificar tu vida , te quedas sólo con aquellas cosas que te tienen valor y que te hacen feliz.

Te hacemos reflexionar sobre

  • el tiempo que empleas para buscar un regalo
  • el dinero que vas a gastar
  • el impacto medioambiental
  • el impacto en otras personas, tanto en las personas que lo hacen, lo transportan, lo venden… como las personas que lo van a recibir.

Criterios a tener en cuenta a la hora de regalar:

Hemos encontrado estos cinco criterios, pero estamos abiertos a sugerencias y propuestas de mejora. Tus comentarios son siempre bienvenidos.

  • Reducir: No regales nunca. En navidad, por ejemplo, ponte de acuerdo con los adultos de tu familia y decidid que no es necesario regalar nada físico para demostrar vuestro amor. Al no regalar: ahorras tiempo, dinero, y eliminas el impacto en otras personas y en el medioambiente. Debemos reducir nuestro consumo al máximo posible, ya que tiene un impacto en el medioambiente, no solo la producción y distribución requiere energía y recursos naturales, sino también la eliminación de desechos es algo a tener en cuenta.  
  • Reusar. Dar un nuevo uso a algo que ya tienes. Regalar algo de segunda mano. Si tienes hijos, sobrinos o contacto con niños, te animamos a que leas el post de “El experimento minimalista” donde te explicamos la semilla que hizo nacer este proyecto. ¿Por qué en todas las culturas, o al menos las que nosotros conocemos, es normal regalar algo nuevo a alguien? ¿Por qué malgastar materiales y energía en un objeto nuevo, cuando uno que ya existe, que nos ha pertenecido y no usamos, puede servir como regalo también? Queremos convertir que regalar cosas de segunda mano sea una moda, ¿¿nos ayudas???
  • Primar las necesidades frente a los deseos. Basar tus regalos en aquello que necesitan tus seres queridos. Regala cosas útiles que sepas que necesitan y que van a ser usadas. Es un buen hábito preguntar a la persona que va a recibir el regalo, qué necesita. Por otro lado, un recurso útil a la hora de regalar es dar dinero, en un sobre con una tarjeta con un bonito mensaje. Ese regalo nunca está errado.
  • Calidad frente a cantidad: Buscar buena calidad de los productos y que duren. Como nuestro objetivo es consumir lo menos posible, queremos comprar sólo aquellas cosas que duren un largo periodo de tiempo. Para qué emplear todos los recursos de producción, distribución y desecho en un producto que solo va a durar unos meses. Compra cosas de calidad y recuerda que “Lo barato sale caro”.
  • Conciencia del empaquetado. Cuando compras cosas usadas ya no llevan su paquete, estás ahorrando ese recurso y le estás dando un segundo uso a al objeto. Puedes no envolver tus regalos pero si para tí es importante: usa papel reciclado, o envuelve tus regalos en papel de periódico o usa una bolsa de papel ya que la persona que la recibe, puede reutilizarla para tus regalos futuros. Conciencia “zerowaste” es lo que estamos buscando.

Ejemplos prácticos de ideas de regalos:

1- Compra local: compra a los artesanos y pequeños negocios de tu lugar de residencia. Comprar local tiene unos beneficios éticos, medioambientales y económicos, muy significativos. Para empezar, los objetos producidos localmente, lo más probable es que hayan sido producidos con condiciones humanas de trabajo justas. En segundo lugar eliminas la energía empleada en el transporte. Y en tercer lugar al apoyar el talento local, estás invirtiendo tu dinero en tu comunidad, el cual puede ser usado para darte infraestructura y servicios mejores que mejoren nuestras vidas y las de nuestros vecinos.

2- Compra en Comercio Justo. Nuestro consumo tiene una influencia en otros seres humanos también. Siempre que que compres algo, necesitamos considerar la gente que lo hizo, cuestionarnos cuáles fueron sus condiciones de trabajo, el impacto en sus familias y el impacto medioambiental en sus comunidades… Por supuesto es difícil saber el impacto humano y medio ambiental de cada cosa que compramos, pero siendo consciente de esto, podemos reducir y elegir nuestro consumo. ¿Cómo hacemos eso? Comprando local o en comercio justo, comprando cosas usadas y comprando menos.

3- Donaciones: Pide a tus seres queridos que no gasten su dinero en comprarte algo, dales un número de cuenta y organiza una donación con ese dinero. Investiga un poco. Aquí te dejamos un enlace con un montón de ideas de ayuda en acción.

4- Regalar de segunda mano: Hazlo moda. Haz que tu círculo de amigos y seres queridos se regalen objetos usados o comprados en tiendas de segunda mano. Si tienes hijos, sobrinos o contacto con niños, te animamos a que hagas “El experimento minimalista” donde te explicamos la semilla que hizo nacer este proyecto. En resumen es hacer a todos los invitados que traigan un regalo usado; algo que pertenezca a ellos o algo comprado en una tienda de segunda mano. Lee “El experimento minimalista” te va a encantar. También entre adultos, coordina un “clothing swap” o intercambio de ropa. Haz que todos tus amigos limpien sus armarios y sus casas, que se deshagan de aquello que no usan más, desde ropa, utensilios de cocina, hasta maquillaje o productos de limpieza y crea un mercadillo en tu casa, organiza todas las cosas y adelante; cada uno coge aquello que más le guste y al final, lo que quede sin dueño se dona a una tienda de segunda mano, a la iglesia de tu barrio,  la cruz roja o cualquier otro organismo que sea de tu agrado.Puede ser una buena idea para cuando la navidad o el verano estén cerca, ya que el otoño y la primavera son dos momentos del año en el que nuestra biología nos pide hacer limpieza.

5- Regala cosas consumibles:

  • Regala una de tus mejores recetas, unas galletitas, un pan recién hecho, una mermelada sin azúcar…  todo el mundo adora y necesita comer. Regala unos pickles, como nosotros nos regalamos en el vídeo.
  • Regala cosméticos hechos por ti: jabones, lociones, cremas… (pronto haremos una sección de cosméticos naturales y conscientes) o bien los ingredientes para hacer tus propios productos de limpieza.
  • Regala algo útil que ayude al medio ambiente, por ejemplo a una mujer: la copa menstrual
  • Y cuando viajes, elige siempre llevar algo consumible a tus seres queridos, si puede ser algo local (no tiene mucho sentido ir a Londres y llevar algo hecho en China) orgánico, biodinámico, y macrobiótico mejor que mejor. Compra algo de un mercadillo local, o de una granja y recuerda, que sea consumible, te ocupará lugar en la maleta, pero tus seres queridos tendrán el estómago lleno y no tendrán que pasarle un trapito para quitarle el polvo. Algunos ejemplos: un buen jabón artesanal hecho en la zona, aceite de oliva hecho a mano, frutos secos, encurtidos de la zona…

6-Regala tu tiempo: Esta frase de Baltasar Gracián, te hará reflexionar “Lo único que realmente nos pertenece es el tiempo. Incluso aquel que nada tiene lo posee”  A veces dedicar una hora de tiempo a una persona querida, vale mucho más que un regalo físico. Tiempo de calidad, en el que estés presente y entregado a la otra persona. Regala tu tiempo, es una de las cosas más valiosas que posees.

7-  Regala experiencias: ir al cine, teatro, museo, un viaje, una cena… no genera un impacto medioambiental tan grande, porque no consumes nada, solo la experiencia. La memoria de una experiencia vivida prevalece a lo largo del tiempo más que la memoria de un regalo físico y tangible.

8- Intenta que sean materiales sostenibles: madera, tela, metal, cosas hechas de materiales reciclados, con envoltorios biodegradables, regalar una planta… Así te aseguras de que regalas cosas que tengan mayor duración, porque primas la calidad el producto.

9- Regala en grupo: Cuando haces un regalo cooperativo, estás dando prioridad a muchos de los aspectos que hemos visto aquí: calidad frente a cantidad, conciencia del empaquetado, primar una necesidad frente a un deseo… También por Navidad, un método de regalo cooperativo es el “amigo invisible”, donde solo tienes que hacer un regalo a la persona que te ha tocado es una técnica minimalista de regalar en la que se simplifica y se disfruta del acto de regalar y de recibir un regalo, sin tanto despliegue de recursos temporales, materiales y personales.

10-Regala una destreza y tiempo: Regala tus dones y talentos… todos tenemos uno o varios. Escribes en un cupón tu destreza, por ejemplo “vale por un corte de pelo” y regalas tu tiempo. Algunos ejemplos: una cena, cuidar niños, cortar pelo, limpiar tu casa, limpio tu coche, … Un buen ejemplo de regalo de experiencias, sería regalar cursos, curso de cerámica, de teatro, de música, de danza… O el curso online de Mariano!! Así estás regalando una experiencia que no ocupa lugar, que puedes usar cuando quieras, que no te molesta, que cumple las tres “Rs”: reducir, reusar y reciclar!! Y además es  minimalista!!!

No te olvides de dejarnos tus experiencias e ideas para ir ampliando este espacio, así entre todos generamos consciencia para tener un planeta más bello donde vivir.

2 pensamientos en “Minimalistas. Regala Consciencia.

  1. Gracias por compartir, intentando adoptar los conceptos de Macrobiótica y vivir con menos.

  2. Desde hace dos navidades visito a algunos familiares para decorar la casa, allí me pongo creativa reutilizando lo que está disponible y queda súper bonito. Empecé con 2 casas y este año ya son 5. No fue algo planeado, esta idea surgió muy espontánea y se ha convertido en mi regalo de navidad!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *